jueves, 10 de septiembre de 2009

Nuestra propia inteligencia interna. A.Maldonado




…De repente ciertas circunstancias hacen que uno se sienta movido profundamente a la reflexión, analizar que es lo que esta pasando con nuestra vida, somos parte de una cultura que sobre valora el intelecto, la tecnología y el reconocimiento de los demás… esto… nos vuelve de alguna manera, seres egocéntricos, superficiales y ambiciosos, queremos saber más… porque queremos presumir que los sabemos, más no porque queramos emplear realmente ese conocimiento en pro de una vida más amable y armoniosa, queremos tener más… porque nuestra vanidad nos tiene bien sometidos, queremos poder… porque no podemos con lo que somos, queremos ser superiores y nunca terminamos de conseguirlo… porque no conocemos el equilibrio; vivimos insatisfechos, ansiosos y angustiados… creemos que esa posición que consigamos, será la que nos ayude a resolver todos nuestros problemas, y ciertamente la tecnología, el intelecto y el poder, pueden utilizarse para fines muy positivos… cuando se emplean con sabiduría y equilibrio; de lo contrario tenemos una puerta frente al abismo.

…Justamente los seres humanos tenemos la capacidad de elegir… elegimos como tomar las cosas y como actuamos frente a ellas, tenemos ese poder… y ese poder es el que nos hace seres extraordinarios o peligrosos, la diferencia la marca el amor… el amor que hayamos aprendido a sentir por nuestra persona, por los que nos rodean… ¡por la vida! …el amor es la piedra sobre la cual se basa el equilibrio y la sanación, el amor es nuestra verdadera naturaleza y nuestra salvación.

…Si las cosas nos están lastimando, si nos estamos frustrando constantemente, si no están saliendo como quisiéramos… deberíamos alimentar más nuestra vida espiritual, dediquemos más tiempo a estar en silencio, a desprendernos del orgullo, del ego, de la culpa, de la vanidad, de la ambición… el silencio mientras uno respira profundo, nos hace regresar a nuestra verdadera naturaleza y contactar con nuestra sabiduría más elevada… más profunda.

…La respiración profunda me serena, me regresa al centro… me regresa a un estado natural de tranquilidad y de alegría… que es un estado en el que realmente nacemos, la felicidad no es externa… ¡es interna!, por lo tanto no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos, la felicidad es un tesoro que vive en nuestro interior, dejemos de buscar gurús, en vez de eso… busquémonos a nosotros mismos, necesitamos desarrollar el hábito de ir más seguido hacia nuestra sabiduría interna.

3 comentarios:

diego dijo...

muy interesante salva , de donde lo sacaste, yo de momento y lo mas dificil de esta vida es llegar a ser...ser humano , porque los perros , nacen perro y mueren perro , pero los humanos...?pocos lo logran no , bueno espero que nos pongamos en buen camino , yo de momento trato de hacer lo que me gusta y darle una alegria al cuerpo, generando endorfinas y dandole un bienestar a mi cerebro, que es realmente el que nos guia en esta vida junto con su gran aliado el corrazon,con un toque de intuicion, que hay que prestarle mucho atencion y pensar un poco antes de hacer algo, en fin sigo en la busqueda, pero de momento esto esta para cagorse con el mundo que se a creado , saludos diego

R4expo dijo...

Hasta de un perro podemos aprender a amar, el sabe perdonar y siempre es fiel a sus amigos.
Hay un refrán que dice así, "no hay mal que por bien no venga" llegar a lo mas profundo para renacer mas sabio.
Animo Salva.

Salvador Bretones dijo...

Gran maestro Alejandro Maldonado,ultimamente se está dejando llevar por el mercado comercial,no me gusta mucho pero de esta manera también llega a mas gente..y otro grande como Eduard Punset..iré colgando mas cosillas de estos dos grandes maestros.